The Food Mirror: la tendencia de viajar para descubrir la comida del futuro

The-Food-Mirror-6

¿Qué mejor plan que unir el placer de viajar con el de comer platos sabrosos?

Si se te hace agua la boca con esta idea, eres un auténtico “foodie”. Tu sí que sabes sobre la búsqueda de nuevas sensaciones en materia de gastronomía, y de seguro esta tendencia te dejará con hambre de conquistar el mundo al mejor “gourmet style”.

Hablamos de los Food Trend Trotters, personas que están dando una “vuelta al mundo de los alimentos” con un claro objetivo: co-crear las “foodtures” (comidas del futuro). El proyecto se llama The Food Mirror y desde 2010 no ha hecho otra cosa que crecer de la mano de empresas y colaboradores de todo el mundo.

¿Qué tienes que hacer para convertirse en un trotter? Nada más ni nada menos que armar tu equipaje y salir por el mundo a combinar tu intuición gastronómica y tu gadget favorito.

Si has hecho un hallazgo gastronómico y quieres que todo el mundo lo conozca, The Food Mirror puede ser tu lugar. Fotografías, videos y cualquier otro tipo de información que se te ocurra es bienvenida para seguir apostando a la innovación en la industria de los alimentos.

India fue el destino más reciente que ha visitado Jon Ander, uno de los trotters del proyecto que descubrió, probó y quiso compartir el aperitivo chikki.

Así que comienza a recapitular tus viajes, revisa fotos de lo que has probado y anímate a compartirlo. Puedes convertirte en un gran influenciador gastronómico.

Y si has decidido que lo implementarás en tu próximo viaje, mientras tanto puedes ir pensando: si un trotter llegara a Panamá, ¿qué plato le recomendarías?

El hombre que soñaba con sushi

jiro

“Yo veía ideas en mis sueños, mi mente estaba repleta de ideas”, dice Jiro Ono, un chef japonés de 88 años dueño de un restaurante gourmet de sushi con una curiosa particularidad: no está ubicado en el centro de la ciudad de Tokio como el resto de los restaurantes sino en una de sus estaciones de metro.

Ono prepara las delicadas piezas de sushi desde los diez años, y todos los días trata de hacer de una pequeña pieza el sabor más perfecto. Todo comenzó cuando Ono empezó a soñar desenfrenadamente con sushi, y en esos momentos de creatividad desbordante, prefiguró las piezas de este manjar japonés que le dieron su sello personal.

Sukiyabashi Jiro es el nombre que le dio a su producto, tan sofisticado como peculiar por estar en una simple estación de transporte. En este lugar, Jiro desarrolló su talento para combinar sabores.

Además, la Guía Michelin le otorgó tres estrellas a su restaurante, por ser uno de los mejores lugares para comer sushi. Tal vez por eso sus comensales deben aguardar al menos tres meses para probar el fruto de su arte.

En 2012, se estrenó “Jiro, sueños de Sushi”, un documental sobre esta historia de obsesión y talento. “Cuando decides tu ocupación debes sumergirte en tu trabajo, tienes que enamorarte del trabajo. Debes dedicar tu vida a ser un maestro de tu habilidad”; sabias palabras que la cultura japonesa puso en boca del protagonista.

En el documental se ve también a su hijo, Yoshikauzu, repitiendo un movimiento uniforme con lo que parecen ser algas, mientras comenta que “si lo tomas en serio, te vuelves habilidoso. Pero si quieres dejar tu marca en el mundo, debes ser talentoso”.

El talento natural parece ser ese que nos permite distinguir sabores y olores y combinarlos de una manera especial, tal como lo hace Ono. Por eso, mientras Tokio duerme, Ono sigue buscando.

Todo lo que se hace por mucho tiempo esconde una magia especial. Descubre tú también la magia de la experiencia.

Ropa Vieja: la receta de siempre

el-trapiche

Un bistec de carne que se deshace en tiras hasta quedar como un plato de spaguettis y se mezcla con vegetales sobre salsa de tomate no suele ser una fotografía muy común en el mundo. Pero es un emblema de la región caribeña.

La ropa vieja, tan popular en los países de Centroamérica y el Caribe se convirtió en una receta típica familiar. Aunque algunos creen que su origen es cubano, nació en las Islas Canarias con el último barco de los españoles que llegó a América, contagiando sus costumbres culinarias y dejando fuertes marcas en la cultura caribeña.

Todo comienza con una leyenda popular sobre un hombre de muy bajos recursos, que como no tenía alimentos para su familia, decidió cocinar sus ropas cortadas en tiras, haciéndoles creer que les había servido carne de verdad.

Pero detrás de este curioso mito, hay una receta.

Cuando los españoles llegaron al Caribe la lista de ingredientes era un poco diferente. Para empezar la carne podía ser de cerdo, pollo o res; incluso estaba permitido mezclar las tres. También el acompañamiento era diferente: se solía juntar la carne con garbanzos o papas.

 

 

La versión panameña

Todo lo bueno se mantiene, aunque sea adaptándose a otras tierras. Panamá también tiene su versión, siempre en base a falda de carne vacuna y acompañada con arroz, suprimiendo las verduras y dejando la salsa de tomate.

Como el Ron, la cocina también representa un mar de tradiciones, donde lo más rico es compartir.

Ron, dulce ron

El uso de rones, brandys y vinos tiene una amplia tradición que data de la edad antigua, cuando los griegos y romanos solían aderezar sus comidas con estas sustancias para darle más intensidad. También se ofrecía comida con alcohol para satisfacer a los gobernantes: hay vestigios históricos que dan señales de que los chinos ya usaban el flameado para preparar platos al emperador.

En el mundo occidental, la historia es más accidental. La leyenda se remonta a Henri Charpentier, el cocinero de Fernando VII, que, sin quererlo,  volcó licor sobre las crepes que estaba preparando, dándole origen a las crepes Suzette, bautizadas así por el propio Rey.

Como todo buen derivado del azúcar, el ron se puso a disposición de lo dulce y encabeza una larga lista de delicias para después de comer. Aquí te ofrecemos tres recetas que lo llevan como ingrediente especial:

 

Macarons de Vainilla

foto receta macarons

 

Para la masa:

30 gr. azúcar

110 gr. de azúcar glasé

60 gr, de almendra molida

50 gr. claras de huevo

Gel colorante

Para el relleno:

125 gr, de mantequilla sin sal

16 gr. de azúcar glasé

Media cucharadita de extracto de vainilla

2 cucharadas de leche

 

Preparación:

Trituramos las almendras y las mezclamos con el glasé. Montamos las claras de huevo batiéndolas e incorporamos la mezcla de almendras y glasé sin dejar de revolver. Le sumamos a esto unas gotas de colorante a elección.

La mezcla no debe quedar ni muy líquida ni muy espesa. Introducimos la misma en una manga pastelera con una boquilla redonda que nos permita hacer unos Macarons medianos.

Colocamos un papel antiadherente sobre la bandeja, y vamos haciendo las tapas con la manga, dejándolos media hora fuera del horno.

Metemos la bandeja de Macarons en el horno precalentado calentando abajo y arriba y esperamos 20 minutos para retirar la bandeja.

Una vez fríos, retiramos los Macarons de la bandeja.

El relleno lo preparamos mezclando todos los ingredientes mencionados anteriormente y los batimos hasta que estén bien integrados. Una vez lista, la metemos en una manga y decoramos los Macarons.

 

Helado de ron

helado de ron

Ingredientes:

1 y 1/2 tazas de leche

1 rama de vainilla

1 huevo

2 yemas de huevo

100 gr. de azúcar

1 y 1/2 taza de nata líquida

100 gr. de pasas de uva

3 cucharadas de ron negro

 

Preparación:

Verter la leche en una cazuela con la vainilla. Antes de que hierva, retirar del fuego y dejar enfriar  15 minutos. Remover la preparación.

Batir el huevo con las yemas y el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa. Poner la leche en un recipiente, verter la mezcla de huevo y revolver.

Colocar el recipiente sobre una olla medio llena de agua a punto de hervir. Cocer sin dejar de remover hasta que la mezcla quede espesa. Retirar el bol, tapar con papel transparente y dejar que se enfríe. Montar la nata e incorporar a la crema.

Poner las pasas en un recipiente, agregar el Ron y dejar macerar durante una hora.

Por último, incorporar las pasas a la mezcla anterior. Volcar todo en un recipiente y congelar durante una hora. Sacarlo del congelador, batir y tapar, y dejar congelar durante 2 horas más.

 

Cake de frutas secas al ron

Cake de frutas secas al ron 1

Para el cake:

150 gr. de mantequilla

100 gr. de pasas (50 grs. blancas y 50 grs. negras)
50 gr. de albaricoques secos, cortados pequeños
50 gr. de dátiles, cortados pequeños
20 gr. de  avellanas, picadas groseramente
150 ml de  ron negro
125 gr. de azúcar de caña
3 huevos
250 gr. de Harina
1 sobre levadura instantánea (tipo Royal)

Para el topping:

4 c/s almendras fileteadas
4 c/s mermelada de melocotón (o de albaricoque)
3 c/s miel
100 ml de Ron Abuelo

 

Preparación:

Colocar en una sartén las pasas, los albaricoques, los dátiles, las avellanas y 100 ml. de ron. Cocinar por 3 minutos y dejar enfriar.

Batir la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. Agregar los huevos uno a uno. Incorporar la harina tamizada con la levadura, añadir 50 ml. de ron y mezclar nuevamente. Poner la mezcla en el molde, enmantecado, enharinado y forrado con papel de aluminio.

Escurrir con papel de cocina la mezcla de pasas. Enharinar ligeramente. Poner las frutas secas sobre el molde.

Hornear 10 minutos a horno fuerte (unos 200 grados), bajar la temperatura a 175 y hornear 30 minutos más. La prueba de fuego: introducir un cuchillo y sacarlo limpio. Entonces, estará listo.

Dejar enfriar encima de una rejilla. Agregar los ingredientes del topping calentados previamente y verterlos sobre el cake cuando se haya enfriado.

El ron es la excusa perfecta para darle una esencia fuerte a tus comidas. Los añejos son los recomendados. ¿Te animas?

Cocina panameña: postal de sabores

Semana 1_3

 

Comer es más que alimentarse por mera necesidad. Es una práctica que se hace en grupo y cada lugar le agrega su magia. La gastronomía es un arte en el  que cada detalle cuenta y provocar un verdadero placer es la razón para imaginar combinaciones nuevas de sabores y colores.

 

La cocina en Panamá

La cocina de nuestro país es variada y abarca casi tantas tradiciones como etnias hay en el mundo. Todo panameño conoce el lugar que ocupan las sopas y los platos típicos como la ropa vieja en las comidas de todos los días, pero también se presta a conocer los manjares de las comunidades judía, italiana, norteamericana, árabe o china.

Y es que la globalización y el intercambio cultural han contribuido a un intercambio de costumbres y tradiciones que permitieron  conjugar gustos diversos en una misma tierra con gran armonía.

 

Platos y combinaciones

Dos mil kilómetros de costa son más que buenas playas. Si de gastronomía se trata, los platos con frutos de mar son una marca que identifica nuestra cultura.

La mezcla de ingredientes del Pacífico y el Atlántico, son el tesoro local de Panamá. Peces y mariscos se funden en un solo bocado con tradiciones de la cocina afroantillana, con platos de frutas tropicales, o bien con plátano y vegetales como la yuca.

 

La oportunidad perfecta

Lo bueno de nuestra cocina abarca diferentes opciones y cada receta se convierte en la oportunidad perfecta para combinarlos con ron. Por eso, este es el espacio perfecto para encontrar aquellas delicias que van mejor con el Abuelo.

Así te damos la bienvenida a esta sección, donde descubrirás el arte del buen comer. Que lo disfrutes.

 

La vuelta al mundo gourmet

World Map of Grain on Plate

Panamá es una ventana abierta al mundo. Si hablamos de gastronomía, nuestro país exhibe su riqueza y apuesta a su vez por recetas internacionales. Te mostramos diez lugares en nuestro país con los menús más diversos y su toque panameño.

1.       Caminito’s (Argentina)

Argentina es uno de los países con mejores carnes. Desde la parrillada hasta los alfajores de chocolate o el pancake con dulce de leche, todo tiene un tinte criollo, con ingredientes a la altura del país rioplatense. Degustar platos en Caminito’s  es encontrar la perfecta combinación de vegetales, carnes y pastas en Costa del Este. Lo mejor: las empanadas.

 

2.       Brujas de Cachiche (Peruana)

Es una de las redes de franquicias más grandes de Perú, y más allá de la repercusión que tienen los sabores peruanos en todo el mundo, este espacio es el indicado para degustar la mejor comida peruana con las delicias internacionales.  Al entrar a los salones, la estética peruana se combina con un diseño minimalista, perfecto para relajarse.

 

3.       Madrigal (Mediterránea/ Panameña)

Si hay comida panameña, que sea de la mejor. Y la cita es en Casco Antiguo. Madrigal es un espacio  que ofrece a sus comensales exquisitas muestras de la cocina local. El ambiente es íntimo y acogedor, ideal para ir en pareja.

 

4.       Il Teatro (Italiana)

“Check out the best italian restaurant in Panama” reza un video promocional. Y es que Il teatro es uno de esos lugares que vale la pena conocer. Con sus colores cálidos y una iluminación armoniosa, se vuelve un sitio cómodo para cenar con amigos o en pareja. Desde los platos hasta la decoración, todo conserva la identidad italiana. Los platos más recomendados: pastas y carnes.

 

5.       Kassai (Japonesa)

Se autoproclama chic y contemporáneo. Y no defrauda. Tiene ese toque de sofisticación sin perder la sutileza del diseño japonés. Si de probar comida japonesa se trata, Kassai brinda una variedad tanto en ensaladas como en sushi y tiene la versatilidad de ser un espacio perfecto para una junta de negocios o una cena romántica.

 

6.       Os Segredos da Carne Gourmet (Brasilera)

Brasil y Panamá se parecen. Cocina tropical, sabores variados  e ingredientes nobles identifican a ambos países. Eso es lo que hace posible que Os Segredos da Carne tenga tanto éxito en Panamá. Ya sea que probemos su versión gourmet o no, encontraremos la huella de los restaurantes brasileros: el estilo Rodizio –carnes de todo tipo a la parrilla que se sirven libremente por un precio fijo. Una excelente oportunidad para conocer una verdadera “churrascaria”.

 

7.       El Bodegón (Española / Mediterránea)

Una selección cuidadosa de mariscos y un chef ejecutivo nacido en España parece ser la fórmula del éxito. Sin embargo El Bodegón esconde otros secretos: un bar con buena degustación de cervezas y recetas vanguardistas que garantizan desde los sabores más ibéricos a los más tradicionales.

 

8.       Tastes (de autor)

¿Estás pensando en probar sabores nuevos? Por qué no hacerlo en unas vacaciones en Marbella. El Hotel Riu Panamá alberga uno de los espacios con típicos platos panameños y con lo último en gastronomía. Se destacan los frutos de mar y las carnes aunque la carta sabe renovarse constantemente. Cada semana el equipo de chefs se reúne para presentar una nueva receta con el vino que mejor marida, como corresponde.

 

9.       Fenicia (Libanesa/Japonesa)

Pocas huellas hay de las tradiciones del pueblo fenicio que vivió en lo que hoy es el Líbano, Siria e Israel. Fenicia es uno de los mejores destinos para probar cocina mediterránea, con un amplio abanico de carnes y mariscos y los platos típicos del Líbano. La sorpresa: entre las opciones de la carta se encuentra el sushi vegetariano.

 

10.   Veggie Moon (Mediterránea/Vegetariana)

Sofisticado y fresco, interpela directamente al target de los jóvenes amantes de la buena cocina. Es uno de esos espacios que sigue la tendencia global de la comida vegetariana y a la vez mantiene lo mejor de la cocina mediterránea, amigable a los comensales del lugar. Definitivamente una de las mejores opciones de Casco Viejo.

 

El mosaico de culturas que se refleja en nuestra cocina va desde recetas tradicionales panameñas hasta las más exóticas delicias del Lejano Oriente. ¿Te animas a vivir esta aventura?