El hombre que soñaba con sushi

jiro

“Yo veía ideas en mis sueños, mi mente estaba repleta de ideas”, dice Jiro Ono, un chef japonés de 88 años dueño de un restaurante gourmet de sushi con una curiosa particularidad: no está ubicado en el centro de la ciudad de Tokio como el resto de los restaurantes sino en una de sus estaciones de metro.

Ono prepara las delicadas piezas de sushi desde los diez años, y todos los días trata de hacer de una pequeña pieza el sabor más perfecto. Todo comenzó cuando Ono empezó a soñar desenfrenadamente con sushi, y en esos momentos de creatividad desbordante, prefiguró las piezas de este manjar japonés que le dieron su sello personal.

Sukiyabashi Jiro es el nombre que le dio a su producto, tan sofisticado como peculiar por estar en una simple estación de transporte. En este lugar, Jiro desarrolló su talento para combinar sabores.

Además, la Guía Michelin le otorgó tres estrellas a su restaurante, por ser uno de los mejores lugares para comer sushi. Tal vez por eso sus comensales deben aguardar al menos tres meses para probar el fruto de su arte.

En 2012, se estrenó “Jiro, sueños de Sushi”, un documental sobre esta historia de obsesión y talento. “Cuando decides tu ocupación debes sumergirte en tu trabajo, tienes que enamorarte del trabajo. Debes dedicar tu vida a ser un maestro de tu habilidad”; sabias palabras que la cultura japonesa puso en boca del protagonista.

En el documental se ve también a su hijo, Yoshikauzu, repitiendo un movimiento uniforme con lo que parecen ser algas, mientras comenta que “si lo tomas en serio, te vuelves habilidoso. Pero si quieres dejar tu marca en el mundo, debes ser talentoso”.

El talento natural parece ser ese que nos permite distinguir sabores y olores y combinarlos de una manera especial, tal como lo hace Ono. Por eso, mientras Tokio duerme, Ono sigue buscando.

Todo lo que se hace por mucho tiempo esconde una magia especial. Descubre tú también la magia de la experiencia.