Forbes: Ron Abuelo Centuria

A good liquor comes with a story. A new rum, Ron Abuelo Centuria, produced by Varela Hermanos has one worth telling. The sugar cane is grown on a Panamanian estate founded by Don Jose Varela Blanco in 1908, after emigrating from Spain. He established the first sugar mill in the Republic of Panama. In 1936, he began to distill alcohol from sugar cane juice along with his three sons. The Ron Abuelo Centuria is a limited edition bottling marking the century of production. The Varela family opened up private stock from their reserve that’s been aged up to 30 years.

The essence is in the spirit, which is priced at $130 for a 750 ml bottle. I tasted from a small sample provided to me. The notes dance in a tang of flavors — sharp and full, with a velvety disposition as it passes down the throat. It’s more appropriate for sipping in place of a whiskey, than as a party cocktail. It’s the kind of rum, I imagine, one might taste, while telling stories, cast in an amber hue. Cigar Afficionado describes it like this: “When it enters the mouth, with its voluminous body, the first sense is of the welcoming mouth feel—lush and smooth. Sweetness pours over the palate, and then comes a rush of spice that creates the rum’s nuances: sweet pastry and honey taffy, licorice drops and orange peels, ripe bananas and butter rum candy.”

An interesting detail I learned about the company in this investigation is that they actively promote green practices. Alternative fuels such as bagasse and shoot are used instead of bunker oil. Instead of burning sugar cane, they were the first manually cut the harvest, which reduces C02 emissions and produces more enriched soil. they also use recycled glass in their bottles.

Varela Hermanos is a major presence in the Panamian town of Pese, where they established a vocational institute. Students train in industrial electricity, welding, sewing and computers. It’s nice to know these things when sipping from the new batch.

Un buen licor trae consigo una historia. Un nuevo ron, Ron Abuelo Centuria, producido por Varela Hermanos, tiene una que vale la pena contar. La caña de azúcar se cultiva en una finca panameña fundada por Don José Varela Blanco en 1908, después de emigrar de España. Él estableció el primer ingenio azucarero en la República de Panamá. En 1936, comenzó a destilar el alcohol del jugo de caña de azúcar, junto con sus tres hijos. El Ron Abuelo Centuria es una edición limitada que marca el centenario de su producción. La familia Varela abrió acciones privadas de su reserva, la cual ha sido añejada hasta los 30 años.La esencia está en el espíritu, que tiene un precio de 130 dólares por una botella de 750 ml. Yo tuve la oportunidad de probarla, de una pequeña muestra que me enviaron a mí. Las notas bailan en una variedad de sabores – fuerte y completo, con una disposición suave al bajar por la garganta. Es más apropiado para beber al estílo de un whisky, que como un cóctel. Es el tipo de ron, me imagino, el cual se podría degustar, mientras se comparten historias, cuyas escenas poseen una tonalidad de ámbar. La revista Cigar Afficionado lo describe así: “Cuando entra en la boca, con su voluminoso cuerpo, la primera sensación es de una exuberante y suave bienvenida en la boca. La dulzura se derrama sobre el paladar, y luego viene una oleada de especias, que crea los matices del ron: pastelerías dulces y miel, las gotas de regaliz y las cáscaras de naranja, plátanos maduros y dulces de caramelo.”Un detalle interesante que aprendí acerca de la compañía en esta investigación es que fomentan activamente las prácticas verdes. Combustibles alternativos como el bagazo y disparar se utilizan en vez de combustible líquido. En lugar de quemar la caña de azúcar, ellos fueron los primeros en cortar la cosecha a mano, lo cual reduce las emisiones de CO2 y produce un suelo más enriquecido. También utilizan vidrio reciclado en sus botellas.Varela Hermanos tiene una importante presencia en la ciudad panameña de Pesé, donde la compañía creó un instituto de formación profesional. Los alumnos estudian electricidad industrial, soldadura, costura y computación. Es bueno saber sobre estas cosas cuando se está bebiendo del nuevo lote.

.