El Mojito viaja en las historias de Hemingway

“Media taza de ron, jugo de limas, unas hojas de hierbabuena…” y sigue la receta. El mojito cubano tiene una larga historia de tradición y cambios a la vez.

Sus etapas fueron diversas, pero se dice que nació en el siglo XVI de la mano de Sir Francis Drake, un pirata para España pero un fiel servido

mojito

r en Inglaterra. Su mayor conquista fue haber mezclado un tipo de aguardien

te, la “tafia”, antecesora del ron, con hojas de hierbabuena y jugo de limón: lo llamaron “El Draque” por el nombre de su creador.

Los años le cambiaron el nombre a “Mojito”, diminutivo del mojo –aderezo, salsa-, posiblemente por la menta o el limón que se usa para darle sabor. Después de unos años, el español Pedro Chicote, reconocido barman y dueño del Bar Chicote, publicó por primera vez la receta en 1930 del trago al que llamó “mojito criollo”.

Aquí aparece en escena el escritor estadounidense Ernest Hemingway.

Cuenta la historia que como Perico Chicote, Hemingway era un gran conocedor de bebidas. En los años 30 se había impuesto la Ley Seca en Norteamérica, y por esta razón, muchos norteamericanos viajaron a calmar su sed desde Key West a Cuba. Estaba claro que el país del sur significaba más que buenas playas.

Así se cruzaron el escritor

En Varela Hermanos lo llamamos “Dirty Mojito”: Ron Abuelo 7 años, media onza de jugo de lima, dos onzas de soda, unas hojas de hierba buena –no menta piperina- y una cucharadita de azúcar.y el paraíso cubano. Hemingway se transformó en uno de los grandes voceros de este cóctel. “Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en La Floridita” llegó a decir, convirtiendo a este trago, en un símbolo típico de Cuba.

Pruébalo y cuéntanos qué te parece.